Entrevistas/Inicio

Cuatro amigos de Laguna

En este espacio pretendemos describir el desarrollo de Laguna en los últimos 40 años. En ese periodo Laguna se enfrentó a dos grandes retos. El primero compartido con el resto de España: la democracia. El segundo específico del pueblo: el desarrollo de Torrelago.

grupo

Carmelo, Francisco, Pedro y Carlos

En otras secciones de esta revista online, se irá analizando este cambio desde el punto de vista cuantitativo: los datos demográficos, productivos o sociales, tomando como base para ello las fuentes documentales existentes.

Pero en este rincón queremos que sean los protagonistas de este periodo quienes vayan describiendo cómo es y cómo era Laguna. Hoy comenzamos con cuatro personas que han sido y son parte de la historia reciente del pueblo: Carmelo García, Carlos López, Francisco Delgado y Pedro Alonso.

Francisco Delgado fue el primer alcalde de Laguna en la democracia. En 1979, la lista del PSOE que encabezaba ganó las elecciones. Tras una legislatura como primer edil de Laguna de Duero, la siguiente pasó a dirigir la Diputación de Valladolid.

Carlos López regenta un taller metálico en el Polígono de los Barreros. Soñó con ser alcalde de Laguna, y en las últimas primarias del partido socialista llegó a presentarse para ser designado candidato a la alcaldía. Pero no pudo ser, y abandonó la posible elección debido a irregularidades en el proceso.

Carmelo García regenta junto a su mujer un establecimiento de ultramarinos. Ha sido parte de la historia del PSOE de Laguna, partido en el que siempre ha estado involucrado.

Pedro Alonso fue junto a Carmelo y Francisco Delgado uno de los fundadores del PSOE de Laguna. Concejal varias legislaturas, recientemente fue el pregonero de las fiestas de la Virgen del Villar.

Me reúno con ellos en un rincón de la cafetería del Hotel del Duero. De fondo se escucha el murmullo de los clientes que conversan en la barra. En el centro de la mesa varias cañas. De hecho la conversación comienza en torno a la cerveza: Cruzcampo y Alhambra en Andalucía, Estrella en Galicia. Cervezas típicas de cada región.

Charlamos de cómo era Laguna en antes de la construcción de Torrelago. El pueblo, el trabajo y el ocio acaparan parte de la conversación. Pero también se recuerda el cambio de fisonomía del pueblo, transformación que se plasma en una pérdida, la Laguna y en un encuentro, Torrelago.

Iniciamos la conversación hablando de cómo era a finales de los 60 y primeros de los 70. Es en estos años cuando Carmelo estableció aquí su residencia.

Foto portada

Antes y después. Composición realizada a partir de fotografías obtenidas de internet.

A partir de este punto, el texto en cursiva se corresponde con los comentarios del entrevistador.

Carmelo García: Vine con 16 años y tengo 65. Llevo 50 años viviendo aquí. Era de Viana, comencé a venir, me eché novia y me quedé.

[Eran los años 60, sobre 1965]

Me sentí muy bien acogido desde el principio. Hice amigos y no tuve ningún tipo de problema. ¡Y eso que había muchas peleas con los que venían de fuera!

Entonces era un pueblo lleno de barro; la vaquería estaba por el medio del pueblo. La principal actividad era la huerta; todo el mundo tenía un trozo de terreno, y lo que sacaban lo vendían en el mercado. Eran buenos momentos y corría el dinero.

Francisco Delgado añade: Laguna tenía mucho atractivo porque tenía baile. Venía mucha gente, muchos jóvenes de otros pueblos: de Viana, de Boecillo y de otras localidades de alrededor.

Carlos López: sobre todo por el salón del Guerrita. [Risas]
Yo nací en Laguna y aquí llevo viviendo aquí todo el tiempo. Bueno, mi hermana pequeña y yo nacimos en Valladolid, en la Residencia, pero mis dos hermanos mayores nacieron en casa. La mayoría de las personas de mi generación seguían viendo la luz en casa.

Entonces la mayoría de los niños venían al mundo en sus casas. Eran pocos casos en los que las parturientas acudían al hospital a dar a luz. Cuando iban era, generalmente, debido a complicaciones en el embarazo o a situaciones de riesgo.

Calle_zakeo_p

C/ Zakeo en la actualidad

Carlos López: Mi padre vino de Villaverde de Medina y mi madre de Cogeces del Monte; se conocieron aquí en Laguna. La primera casa que alquilaron fue en el barrio el Zakeo.

Este Barrio que se situaba dónde está actualmente el Bar el Zaqueo, en la curva de la calle Aragoneses.

Eran viviendas sociales, y allí alquilaban casa las personas con pocos recursos. Era un ir y vivir de familias. Muchas personas comenzaban alquilando una casa ahí, y cuando quedaba vacía alguna otra en el pueblo se iban. En el barrio El Zakeo las casas eran muy pequeñas.

El barrio el Zakeo era la puerta de entrada para muchas de las personas que se establecían en el pueblo.

¿Y cuál era entonces el perímetro del pueblo?: los tres coinciden al describir los límites del núcleo urbano.

Carlos López: Calle Arrabal, calle Real, Calle del Sol, Tres de Abril. Villalatas se hizo más tarde. Era de la Avda de la Laguna a la Calle Arrabal. Y un poco hacia el Cascajo.

Francisco Delgado: Por otro lado la carretera era un límite, más allá no había nada. La carretera era una barrera.

Carlos López: había también casas en el barrio de la estación, pero eran de veraneantes.

Francisco Delgado: eso eran casas aisladas. El núcleo era la que hoy se denomina plaza de la Constitución, la plaza del Ayuntamiento, etc. Por ejemplo, donde están las escuelas del Cascajo estaba La Tirada, que era una instalación donde se depositaba carbonilla de Renfe. La traían ahí para seleccionar carbón. ¡Y si ahí había eso es que eran las afueras del pueblo!.

En este momento de la conversación se une momentáneamente Pedro Alonso, quien ha sido concejal del ayuntamiento durante varias legislaturas, entre ellas la primera de la democracia. Pedro viene a traernos una foto de la primera lista del PSOE a las elecciones municipales.

Pedro Alonso: Además donde está el colegio ahora [se refiere al Cascajo], allí estuvo antiguamente el cementerio del pueblo.

Francisco Delgado: efectivamente, allí estuvo el cementerio.

Pedro Alonso: recuerdo que en la excavación que hubo al hacer para construir el colegio sacaron multitud de huesos, que luego llevaron al otro cementerio.

El Cascajo

El Cascajo en la actualidad.

Se retoma la conversación sobre el espacio físico que ocupaba en aquellos años Laguna.

Francisco Delgado: Las barreras naturales eran la laguna, por el otro lado el Cascajo y por la zona de las Navas, Los Hoyos, … La iglesia era, en alguna manera, final del pueblo.

Como anécdota Francisco cuenta que el Campo de Futbol estaba al lado de la iglesia, más cerca de ella de lo que está el actual.

Mapa_Laguna

Límites aproximados del núcleo urbano de Laguna a principios de los años 70.

La tertulia, al hablar sobre el espacio que ocupaba el pueblo, se adentra en lo que fue la Laguna. En lo que era en aquellos años y en lo que queda de ella. En este punto los cuatro tuercen el gesto. Todos piensan que Laguna de Duero ha perdido al desprenderse del ecosistema que la bautizó. “Hoy no se hubiera hecho” es la frase más pronunciada, en la que coinciden al unísono Pedro, Carlos, Francisco y Carmelo.

Los cuatro están de acuerdo que desecar la Laguna no fue una buena idea.

Es curioso, Laguna de Duero se llama así por la Laguna y por el Duero, y a la primera la hemos hecho desaparecer, y al río lo llevamos años castigando echándole nuestros residuos. Pero tras la reflexión volvamos a sumergirnos en la conversación.

Francisco Delgado: pero la Laguna no era lo que es ahora, era mucho más grande.

Pedro Alonso: en invierno algunas construcciones se inundaban.

Pedro pone como un ejemplo un corral que había en lo que hoy es la Avda de la Laguna.

Pedro Alonso: En verano parte se secaba. Aquello se quedaba seco y se utilizaba de prado para las vacas. Por eso se llama hoy Prado Boyal… Era el prado del pueblo. Torrelago se comienza a proyectar en el 72, pero antes, lo primero que se plantea es desecar la Laguna.

Francisco Delgado: La venta de la Laguna la hace Pedro [Pedro fue un alcalde del pueblo durante los últimos años de la dictadura]. La deseca y la vende a un tal Encabo que era de Madrid; pero lo primero fue desecarla. Visto desde hoy es una decisión lamentable. Se deseca a lo bestia mediante una conducción enorme.

Carlos López se lamenta: entonces no importaba el medioambiente.

Francisco Delgado: se hace una conducción muy profunda al Duero, y por gravedad el agua se va.

Pedro Alonso: El primer proyecto de Torrelago que se presentó era una mazorca llena de pisos, y las calles y comercios subterráneos. Pero cuando hicieron el estudio geológico vieron que el agua estaba a metro y medio.

Francisco Delgado: el lago no se hace porque la empresa fuera generosa, el lago actual es una decisión técnica, ya que es una necesidad para poder seguir construyendo. Se dan cuenta de que tienen que regular en nivel freático porque en caso contrario, por las características del suelo, no pueden construir.

Lo que hacen, es que en vez de que se vaya todo el agua, construyen un lago que hace de intermediación entre la recogida del agua, antes de mandarla al Duero. El lago está regulado ahora mismo, si se levantase la compuerta el agua se iría y desaparecería.

Francisco señala que el lago actual es una decisión técnica, ya que es una necesidad para poder seguir construyendo.

Los cuatro señalan que la decisión de construir Torrelago es posterior, y que la razón de desecar el lago no es construir. En este momento Pedro se despide.

Lago

Fotografía reciente del Lago

Carlos López: la razón esgrimida para desecarla fue que era un foco de enfermedades. Yo recuerdo que todos teníamos gatos o perros en casa, y cuando paría una gata, los gatitos que no colocábamos entre los vecinos, los tirábamos a Laguna. Allí morían perros, gatos,… Entonces era lo que se hacía.

También recuerdo de chico, que en la laguna había mucha tenca. Un año la invadió por completo, hasta tal extremo que se recogía con una retroexcavadora y la pala salía llena. Ese año hicieron un foso al lado del colegio de los redentoristas y allí las echaban con cal viva.

Francisco Delgado: Decidieron eliminar la laguna bajo la justificación cierto que era un foco de infección. En vez de resolver el problema, en aquel momento se opta por la solución fácil de hacer desaparecer el ecosistema. Muchas aves hacían aquí parada en sus viajes migratorios.

Francisco Delgado: [en relación con la desecación de la Laguna] “En vez de resolver el problema, en aquel momento se opta por la solución fácil de hacer desaparecer el ecosistema.”

Eso es lo que se hizo, que visto con perspectiva es una barbaridad. Hoy creo que no se hubiera hecho. A parte de que no tiene ningún sentido. Desecar una laguna para construir…, anda que no hay terrenos…

La construcción de Torrelago es casual. En el momento de que se deseca la Laguna, se genera un espacio que es de dominio público, que es propiedad municipal. Se vende, y la especulación es fácil. También hay alguna razón objetiva, y era que estaba cerca Renault, pero había más espacio en el pueblo sin necesidad de desecar la Laguna.

La conversación vuelve dar un giro, y se pasa a otro ambiente, pero en este caso no del medio sino de los vecinos. Los tres coinciden en que Laguna era un pueblo con mucha vida social.

Carlos López: En aquellos años, Laguna de Duero tenía una gran vida social.

Carlos López: El salón estaba en la calle el Sol. Nada más pasar el actual hostal estaba la sala de baile. Había mucho ambiente, y en parte era porque había muchos militares que venían del cuartel del Pinar. Y todos los domingos había peleas. [Carlos, Carmelo y Francisco se ríen al unísono]

Francisco Delgado: Valladolid es, después de la guerra, frailes, militares, y la universidad. Laguna tiene lo mismo, excepto la universidad. Los frailes estaban en el Abrojo y en el Juan de Austria. Y los militares en el Pinar. Eso hacía que muchos jóvenes vinieran aquí a divertirse.

Carlos López: Yo de joven he conocido el Salón de Baile, el Guerrita. Siempre venía el mismo conjunto, le llamábamos Marianito y sus Bravos, y solían finalizar la sesión con una jota. [Risas]
He conocido el salón del baile, además Road 53. Una discoteca, la primera que se abrió en Laguna. También había cine. En general la oferta de ocio era mayor de la que hay ahora.

Francisco Delgado: y había verbenas en verano en todos los barrios.

Se sigue hablando del ocio, y la conversación continúa con una pregunta obligada. ¿Cómo se vivían las fiestas?

Carlos López: muy intensamente. Las de Laguna y las de todos los pueblos. Llegaban las fiestas de los pueblos y la juventud íbamos a todas, a pesar que aquí teníamos salón de baile.

Las fiestas de Laguna eran el 8, 9 y 10. Lo de la víspera se comenzó a imponer cuando yo ya era mayorcito, ya tendría unos 20 años. Y lo del día 11 se fue incorporando porque se daba carne de toro para las peñas.

Francisco Delgado: Era una forma de cerrarlo de otro modo.

Carlos López: Las fiestas de Laguna eran el 8, 9 y 10. Lo de la víspera se comenzó a imponer cuando yo ya era mayorcito, ya tendría unos 20 años.

Carlos López: se fue incorporando hasta convertirse en un día más de fiesta. Pero yo de chico he llegado a conocer solo el 8 y el 9. Realmente las fiestas de Laguna eran el 8 y el 9, porque la segunda fiesta local en Laguna era el lunes de Pascua. En Laguna, siendo yo muy chico, el lunes de Pascua los mozos iban por el pueblo pidiendo rosquillas. Había baile, y la fiesta la organizaban los quintos.

En las fiestas de septiembre había toros, vacas. Lo que hay ahora pero en una población de 2.500 habitantes. Eso sí, eran vividas mucho más intensamente. Las peñas hacían las talanqueras con palos. A cada peña se le destinaba un trozo.

Francisco Delgado: las fiestas eran muy colaborativas.

Carlos López: y se iba a pedir los toros al alcalde. Esa tradición se ha perdido en Laguna. Los jóvenes íbamos a la casa del alcalde y le gritábamos: queremos toros, …

Y había un día de fuegos artificiales, que todos los años acababa con fuego en algún corral o en alguna casa [risas] Bueno lo que llamábamos fuegos artificiales, ya que eran petardos de colores. Uno verde, uno rojo, …

En resumen, eran los toros, la música y fuegos, pero vividos con una ilusión tremenda.

Carmelo García: San Pedro Regalado no era fiesta.

Carlos López: no, no era fiesta. La trae Jesús Viejo, el IL. Como la mayoría de la gente trabaja en Valladolid, no tenía sentido que media población trabajase y la otra estuviera de descanso. Yo creo que ese fue el sentido. Pero lleva muy poco tiempo como fiesta.

Y del ocio pasamos al trabajo. ¿Y en qué trabajaba la población? ¿Cuáles eran las principales actividades económicas en Laguna antes de la llegada de Torrelago?

Carlos López: La mayoría de la gente trabajaba, a parte de la agricultura, en la construcción (de ahí ha salido grandes constructores) y luego en FASA. Pero mayoritariamente la agricultura.

Francisco Delgado: y en la azucarera de Valladolid. La industria de Valladolid antes de Fasa y la azucarera.

Carmelo García: y había muchas huertas. Mucha gente tenía pequeñas huertas, pequeños trozos de terreno en los que producían hortalizas que luego iban al mercado central a vender.

Francisco Delgado: la agricultura de Laguna se transforma como consecuencia de la llegada del regadío, que hace que un terreno como el de Laguna, que era de baja calidad, al ser el clima benigno, echando el abono sea fácil producir. Aparte, se contaba con la ventaja de la cercanía a Valladolid, por lo que se podía dar salida a la producción.

Carlos López: La mayoría de la gente trabajaba, a parte de la agricultura, en la construcción. Y más tarde en FASA.

Además, Laguna tenía una buena estructura de la propiedad. Había dos grandes terratenientes, pero no aglutinan más la mitad del terreno. Además, en la parte donde se situaba el regadío la propiedad no estaba muy concentrada, por lo que se generaron muchos agricultores que con poca extensión vivían. Calculo que en aquella época habría no menos de 100 agricultores pequeños, que con toda la familia trabajando daba para mucho.

Acequia

La acequia en 2011

Carlos López: y pastas Herma, que ha llegado a tener tres turnos. En mis años de niño, toda la gente que salía del colegio trabajaba allí. Toda una generación se empleó, más o menos tiempo, allí.

Francisco Delgado: mucha gente por aquello de ganarse un sueldo.

Carlos López: y también los restaurantes y los locales de ocio. Cuando cierra el Guerrita se abre el Jesbe y el Scopas. Había dos discotecas en Laguna. El Jesbe se abre dónde está ahora el Día, aunque antes era un cine: Cinema TasVil (de Tasis y Villar, añade Francisco). Era muy curioso, continúa Carlos. Comprabas una Coca Cola, y cuando la bebías, la tirabas rodando por las butacas abajo; como el cine estaba en caída, ibas oyendo: brrrr, tras. [Risas].

Luego, donde estaba el cine Tasvil, se abrió una discoteca muy buena; tenía un buen pincha “que le da nombre”, y venían autocares llenos de gente. Había muy buen ambiente.

Nos llevábamos muy bien con la gente que venía de fuera, sobre todo con las chicas [risas] (Antes habían hablado de las peleas que había en Laguna).

En esos años, teníamos Jesbe, Scopas, un cine, el restaurante de Torrelago, que era una fábrica de hacer bodas, el mesón del Duero, y el Pato de Oro.

Carmelo García: pero eso es más reciente.

Carlos López: estamos hablando de los años 80. En los años 80 Laguna tiene dos restaurantes dando bodas todos los sábados, dos discotecas y un cine. Esos han sido los años más gloriosos de Laguna.

Carlos, Carmelo y Francisco coinciden en que los años 80 supusieron el periodo con mayor oferta de ocio.

Para finalizar la conversación lanzamos al aire una pregunta: ¿qué supuso Torrelago? ¿Cómo se recibe a la población de Torrelago?

Francisco Delgado: hubo problemas, y yo supongo que una parte de la culpa la tuvimos la población que vivíamos en Laguna. Pero también la gente que viene de fuera crea un cierto gueto…

Carlos López: yo no sé si es Torrelago la causa, pero en Laguna hay un cierto nacionalismo. Quién se considera de Laguna se cree con más derechos, y hoy en día se sigue diciendo. “Los que somos de Laguna de Toda la vida…”; esa es la frase. A mí nunca me ha gustado esa actitud. Tengo que reconocer que gracias al crecimiento que ha tenido Laguna he podido vivir de mi pequeño taller.

Carmelo García: también hay gente en Torrelago que te dice, yo no soy de Laguna, soy de Torrelago.

Francisco Delgado: no fue fácil la integración de Torrelago en Laguna. Llegó a haber lista de Torrelago al Ayuntamiento.

Francisco Delgado: “no fue fácil la integración de Torrelago en Laguna”. “Es una urbanización que nace de un planteamiento aislacionista frente al núcleo de población que existía”.

Carlos López: yo creo que fue algo cultural, y de no ser capaces de asimilar lo importante que era el crecimiento y vivir al lado de una gran ciudad. Y a lo mejor del tipo de construcción.

Francisco Delgado: y la falta de servicios. La gente llegó a Torrelago y no tenía escuelas, ni servicios sanitarios, …

Carlos López: crear el club social también fue una barrera, ya que muchos vecinos del nuevo barrio pasaba sus ratos de ocio allí y no se relacionaban con el resto del pueblo.

También es verdad que no se ha hecho nada para integrar. A nivel de Ayuntamiento no se ha hecho una política municipal para unir las dos comunidades. Torrelago siempre ha vivido alejada del pueblo. Yo cuando paso por Torrelago tengo la sensación de estar en Parquesol, las Delicias, o en un barrio de una gran ciudad. No tengo la sensación de estar en un pueblo. Somos dos núcleos totalmente distintos.

Francisco Delgado: es una urbanización que nace de un planteamiento aislacionista frente al núcleo de población que existía. En una gran ciudad la población se hubiera visto obligada a integrarse, pero en un pueblo pequeño, … Menos mal que no se ejecutó el proyecto totalmente.

Era un proyecto para 6.000 viviendas, lo que hubiera supuesto 20.000 nuevos habitantes frente a los 3.000 que había. Eso hubiera sido lo que hubiera sucedido. Al llegar los ayuntamientos democráticos, por razones urbanísticas, de servicio y sociológicas, aquello se paró.

Cuando entramos el primer gobierno socialista había licencias para 1.500 viviendas y fue las que se ejecutaron. No se volvieron a ejecutar más hasta 10 o 15 años después, hasta que no se desarrolla Prado Boyal.

Luego se da licencias pero de otro modo: no más de cuatro alturas, cuando se construyan servicios, etc. Es una posición del Ayuntamiento que creo que fue inteligente. El nivel de asesoramiento en aquel momento era muy alto, tan alto que tres o cuatro de las personas que nos asesoraron llegaron a consejeros con Demetrio Madrid o Constantino Nalda.

Torrelago en 2012

Fotografía reciente de Torrelago

Y aquí acaba la conversación. O mejor dicho, continúa. Porque luego nos adentramos en lo que fue la primera corporación municipal en la democracia, en los retos que supuso gobernar Laguna tras cuarenta años de dictadura. En las necesidades que tenía el pueblo entonces y en cómo se fue dando respuesta a las mismas.

Francisco Delgado, en primer alcalde, nos contó algunos retazos de aquella experiencia, y como lo vivió junto a los compañeros del PSOE, del PCE y de UCD que le acompañaron en aquella primera corporación democrática. Pero lo dejaremos para la próxima entrega.

8 pensamientos en “Cuatro amigos de Laguna

  1. No soy de este Pueblo aunque llevo muchos años viviendo en Torrelago y me ha gustado ver referencias de la historia próxima de Laguna, espero que hagáis mas artículos de este tipo, para que sepamos como ha sido y como es Laguna de Duero.

    Me gusta

  2. Está muy bien recordar de donde venimos para saber a donde vamos.El pueblo ha pasado por muchos cambios en algunos para mejorar y en otros para ir a peor…el ocio nocturno no existe desde hace unos años,se ha convertido a Laguna en una ciudad dormitorio,tenemos poco movimiento cultural,no hay conciertos,salas donde programen música en directo…pueblo aburrido y gris desde hace unos años.

    Me gusta

  3. Soy un visitante asiduo del pueblo porque mi suegra vive aquí, y también mi suegro hasta hace unos años, y me gustaría saber si el nombre de algunas calles se modificó por los primeros ayuntamientos democráticos. Sería curioso conocer la evolución de estos nombres.
    En particular me llama la atención la calle 3 de abril. Por el nombre pudiera ser que conmemorará la fecha de 1979 en que se celebraron las primeras elecciones municipales tras el franquismo. ¿Es realmente así o tiene otro origen? En su caso, ¿cómo se llamaba antes?

    Me gusta

  4. Soy de laguna y recuerdo cuando las calles cuando aun estaban sin asfaltar sobretodo la zona de la subida al villar apenas había farolas y si había era un sucedáneo lo malo era cuando llovía y claro la calle era un autentico lodazal vamos que llegabas a casa con barro hasta las orejas

    Me gusta

  5. Pingback: Dos años de la Revista La Fragua | La Fragua de Laguna de Duero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s