Inicio/Luis Miguel Pérez/Opinión

Tuberías de fibrocemento y su eliminación responsable

Una inversión necesaria en Laguna de Duero.

Luis Miguel Pérez .  Asociación Vecinal La Calle

En nuestro municipio se ha tratado públicamente uno de los asuntos relativo a la red de agua, que fue  objeto de controversia cuando en 2012 se intentaba privatizar el agua.  Se trata de la sustitución de conducciones de agua y en concreto de las tuberías de fibrocemento, por las que discurre buena parte del caudal de agua que llega a nuestras casas. A raíz de la constitución de la plataforma para impedir que se privatizara y que el servicio de agua siguiera siendo 100% público, se conoció que en Laguna de Duero tenemos más 6.000 metros de ese tipo de tuberías.

A raíz de la constitución de la plataforma para impedir que se privatizara el agua  se conoció que en Laguna de Duero tenemos más 6.000 metros de ese tipo de tuberías.

Con esta reflexión no se pretende alarmar a la población, sino razonar sobre la necesidad de un plan de sustitución responsable de estas conducciones para su posterior eliminación, antes de que constituyan un riesgo importante y una amenaza para la salud pública.

Las tuberías de fibrocemento se generalizaron en las redes de agua en España y Europa desde los años 40.

Las tuberías de fibrocemento a base de fibras de amianto y cemento se generalizaron en las redes de agua en España y Europa desde los años 40. En nuestro país es la expresión del auge económico de la industria cementera y del sector de la construcción. La Directiva Europea 1999/77 de 26  de julio de 1999 ya limitaba el uso y comercialización de sustancias como el amianto y por extensifibrocemento1ón de las tuberías de fibrocemento. Desde 2003 están totalmente prohibidas tanto en usos como en comercialización por la directiva europea 2003/18/CE y se marca su sustitución por otros materiales dada su potencial peligrosidad en el tiempo. Su destino final será un vertedero de residuos no peligrosos, aunque es un material que encierra un cierto peligro. Es debido a que se hace una excepción con este tipo de residuo.

La primera pregunta que como vecinos nos podríamos hacer es ¿Es una excepción la extensión de este tipo de tuberías en Laguna con respecto a otras localidades?. Para poderla responder tenemos que acudir a datos de diversos organismos. Según datos del CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas), organismo público adscrito al Ministerio de Fomento, la longitud estimada de las redes de abastecimiento en España  para el consumo es de 174.479km, y de 85.000 Km en el caso de las redes destinadas  al riego. Si tomamos como base, la Encuesta Nacional de 2012 de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España, realizada por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos (AEAS), longitud de las redes de abastecimiento en 150.000 km y en 95.00fibrocemento20 km las redes de saneamiento o alcantarillado. Según la Encuesta de 2006 de la AEAS, el fibrocemento era entonces el material más común (30% de las redes, unos 45.000 Km.), especialmente en las poblaciones con menor número de habitantes. En la Encuesta de 2008, esta cifra había bajado hasta el 26,4% (aproximadamente unos 40.000 Km). Por tanto, la extensión del fibrocemento es alta,  similar  al de todas poblaciones de tamaño parecido.

Progresivamente la presencia del fibrocemento en las redes de abastecimiento y saneamiento y riego va disminuyendo ,y según la AEAS es la consecuencia de estar prohibida su comercialización y distribución desde el año 2003. Esta progresiva disminución de su presencia está relacionada sobre todo con la “vida útil” de estas conducciones. Según AEAS en las redes de saneamiento el 63%  se encuentra en mal estado, debido a la propia antigüedad de las instalaciones. Respecto a las redes de abastecimiento, el 32% tiene más de 30 años y el 64% más de 15.  ¿Y cuál es la antigüedad de las tuberías de fibrocemento en Laguna de Duero? Todo apunta según algunos estudios sin que haya informes municipales públicos que nos encontraríamos con conducciones de 40 años de antigüedad, es decir en ese 32% total.

 ¿Cuál es la peligrosidad real de las tuberías de fibrocemento?.  Para responder esta pregunta para cualquiera de nosotros que nos interesemos en este tema, hay que repasar el historial de la fabricación del fibrocemento y su resistencia como material de construcción en el tiempo y ante la erosión del agua.

En España, durante periodo que va de 1920 a 1984, para la elaboración del fibrocemento se incorporaba crocidolita o amianto azul. Esta fibra de asbesto (amianto), que es la de mayor potencial carcinógeno, se utilizaba por su elevada resistencia mecánica y a la erosión, en una proporción de hasta un 25%. Ya entre el año 1984 y 2002, para la fabricación del fibrocemento se añadía exclusivamente crisotilo o amianto blanco (fibra de asbesto con menor potencial carcinógeno). A partir de 2003 como queda prohibido en España el uso y comercialización de todo tipo de amianto en la industria del fibrocemento, ya sólo queda un cuantioso legado de materiales a base de fibrocemento, sobre todo en elementos constructivos.  A diferencia de las cubiertas de fibrocemento, que podemos localizar visualmente (las conocidas “uralitas”), y que podrían ser objeto de detección y rastreo, de los cientos de miles de kilómetros de tuberías de fibrocemento que se instalaron en España, tan sólo una parte de ellas es visible. La gran mayoría de estas conducciones están ocultas a nuestra vista, enterradas, bajo nuestras calles, caminos, y campos, o aún en servicio.  Las partes sobrantes de conducciones y construcciones o sobrantes de una instalación, y que no se retiraron en su debido momento, se encuentran dispersas o abandonadas entre la vegetación del entorno. Es la desidia, negligencia e irresponsabilidad de las “autoridades competentes” y nuestra propia indiferencia, la que puede convertir esos restos en verdaderos elementos de riesgo para la salud pública.

fibrocemento3

Antiguos restos de fibrocemento en Laguna.

El mayor riesgo se centra en la inhalación de fibras de amianto

El riesgo más evidente  del fibrocemento se centra en la inhalación de fibras de amianto que se produce por su dispersión en el medio ambiente de restos o por la utilización de técnicas agresivas de corte o abrasión sobre este material sin protección adecuada. Para manipular este tipo de materiales se requiere equipos de protección individual de categoría III (mascarilla facial completa autofiltrante motorizada, gafas de protección, guantes de nitrilo y mono desechable sin bolsillos ni costuras)

Dentro de la clasificación de riesgos por amianto, las tuberías están catalogadas como de bajo riesgo

Dentro de la clasificación de riesgos por amianto, las tuberías están catalogadas en sí como de bajo riesgo por entrar en la condición de material no friable, a no ser que se produzcan reparaciones y cortes sobre las mismas, donde parte de las fibras pueden ser liberadas al aire. Es el momento donde más riesgo hay de que se genere polvo de amianto, que puede ser perjudicial para la salud. El problema se daría ante roturas o manipulaciones que requerirían personal equipado con protección y zonas de aislamiento para los trabajos. El corte de tuberías de fibrocemento suelen derivar de un trabajo de reparación y mantenimiento de materiales con amianto que está explícitamente incluido en el campo de aplicación del Real Decreto 396/2006. Estos trabajos tienen lugar generalmente al aire libre, en ciudades o en el campo, sobre conductos aéreos o enterrados. Estos trabajos de reparación sólo pueden ser realizados por empresas inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) y que dispongan de un plan de trabajo aprobado de acuerdo al citado Real Decreto. El plan de trabajo consiste en la descripción escrita de la secuencia de operaciones necesarias para la realización de las operaciones, así como los medios materiales y humanos previstos para su ejecución de forma segura y organizada incluyendo desde la preparación de la zona de trabajo hasta la limpieza final.

fibrocemento4

Retirada de fibrocemento en Laguna sin las medidas de seguridad adecuadas.

Sin embargo recientes estudios, no desprecian el riesgo de las tuberías al ser desgastadas y erosionadas por el agua y por materiales en suspensión. Riesgo que no es inmediato pero que comienza a elevarse tras décadas de servicio de las conducciones. La  utilización de tuberías de fibrocemento en el  abastecimiento de agua potable puede producir el aumento de los niveles de trilometanos por encima del límite establecido por las autoridades sanitarias en un máximo de 100 microgramos/litro. El desgaste del material tras 40 años de servicio puede llegar reducir su sección en hasta 8 mm. La consecuencia sería que las fibras de amianto quedarían expuestas al contacto con el agua pluvial, residual o potable.

¿Cuál sería su cantidad en posible contacto o suspensión que llegaría al consumo humano? Según varios informes de la OMS empleando el valor de millones de fibras por litro (1 MFL), parece que nuestra agua podría contener un valor de seguridad menor de 7 MFL considerado de riesgo y cercano a 1 o menor que 1. Si en un hogar entran por ejemplo 142 litros de consumo medio establecido en España, estaríamos hablando de 142 millones de fibras de amianto por persona a través del agua del grifo. Según los estudios de extensión del fibrocemento, bien subiría el porcentaje de población afectada o la concentración de MFL. La mayor parte del consumo se destina a los electrodomésticos del hogar que implicarían la evacuación a la red de saneamiento y otra pequeña parte al consumo directo (2 litros) que implica 2 millones de fibras. A partir de 7 MFL  si se puede establecer relación con aumento de cánceres gastrointestinales según el SDWC y la ATSDR de EEUU. Según la OMS el agua que consumimos puede tener mayor o menor concentración de fibras de amianto. Encontramos fuentes oficiales que nos indican una relación ingesta de agua con fibras de amianto con enfermedades cancerígenas y otras que no encuentran evidencias suficientes de esa relación.

fibrocemento5

Averías en las conducciones

Sin embargo en 2013 el Parlamento Europeo aprobó una resolución clara donde hace referencia a la presencia de amianto en las redes de agua y más detalladamente en “el agua potable que se distribuye a través de conductos de amianto-cemento”. Se hace especial hincapié en las enfermedades cancerígenas relacionadas con la inhalación de amianto (cáncer de pulmón y mesotelioma pleural), pero también se menciona que “la ingestión de agua procedente de  tuberías de fibrocemento y contaminadas con dichas fibras, que son reconocidas como riesgo para la salud y pueden tardar varios decenios, en algunos casos más de cuarenta años en manifestarse”.

¿Ante estos datos y estudios es necesaria la sustitución de tuberías de fibrocemento en Laguna?

A pesar de que el fibrocemento con amianto es un grave riesgo para los trabajadores encargados del mantenimiento de las redes y para los vecinos ocasionales que coinciden con las tareas de reparación sin que se tomen medidas de aislamiento y de seguridad, es más que aconsejable su sustitución con las medidas de seguridad estricta que requiere y con el traslado y tratamiento responsable de los residuos. Las conclusiones imponen la precaución puesto que con el amianto no hay dosis segura ni riesgo cero de que las enfermedades malignas se den en algunos casos. Tal como destaca el Parlamento Europeo  en su resolución (2012/2065(INI). «no se ha establecido un nivel seguro de exposición al amianto», ya sea por inhalación o por ingesta a través del agua. Como la mayor parte de la tuberías son muy antiguas y dan lugar a frecuentes averías, convierten el fibrocemento en material más desmenuzable (friable) y más peligroso. Cuando las conducciones se acercan al fin de su vida útil, por ley han de retirarse y depositar en vertederos controlados, en condiciones de seguridad. ¿Se han tratado las tuberías averiadas en Laguna con las medidas de seguridad adecuadas? Parece a luz de los datos que no es lo que se ha hecho en los recientes casos de averías en el municipio como tampoco en los restos libres de fibrocemento.

fibrocemento6

Sustitución de tuberías en Laguna

Por ignorancia, dejadez, urgencia o economía lo más frecuente es encontrarse obras de reparación de tuberías sin que se cumplan las estrictas normas legales, poniendo continuamente en peligro a los trabajadores y a los vecinos. Dado que más del 60% las tareas son de competencia pública, son las administraciones las que más deberían vigilar el cumplimiento de  las normas y preservar la salud pública. En el caso del agua de abastecimiento empleada como potable, existe la duda razonable de que la servida a través de tuberías de fibrocemento produzca riesgos evidentes. Aunque no hay pruebas concluyentes como para el caso del amianto inhalado, sin embargo el principio de precaución aconseja una sustitución urgente de estas conducciones al final de su servicio.  Por tanto es cada vez más urgente el diseño de un plan de sustitución completa de las conducciones de agua con fibrocemento. Esto implica inversiones claras recogidas en presupuestos municipales.

¿Canto supondría la inversión de la sustitución completa de las tuberías de fibrocemento en Laguna?

fibrocemento7

Sustitución con medidas de seguridad acorde al reglamento en otras ciudades.

Tomando como referencia obras de sustitución realizadas en otros municipios de la geografía española unos 2000 metros de tuberías suponen entre ejecución de obras y de contratas 600.000 € en un plazo de 7 meses. Eso supondría que una obra por ejemplo, para 10.000 metros llevaría 3 años y costaría unos 3 millones de Euros. Lo cual significa que en esta estimación teórica sería necesario un plan de varios presupuestos que se podría extender a dos legislaturas con una dotación específica. Tarea que no admite demoras  a la vista del envejecimiento de las conducciones de agua y su posible aumento de riesgos.

Luis Miguel Pérez .  Asociación Vecinal La Calle

Anuncios

7 pensamientos en “Tuberías de fibrocemento y su eliminación responsable

  1. Pingback: Dos años de la Revista La Fragua | La Fragua de Laguna de Duero

  2. Y cuando se renuevan las tuberías, no se extraen para su procesamiento, sino que se dejan enterradas bajo nuestras aceras, es muy cara la gestión de los residuos de fibrocemento, para que cuando nuestros hijos se vean en la necesidad de cambiar nuevamente las tuberías por haber llegado el final de su vida útil, se encuentren el subsuelo minado y envenenado por estos residuos.

    Me gusta

  3. Pingback: La Calle solicita que Laguna informe sobre si existe Plan Director para la urgente sustitución de tuberías de fibrocemento | LA CALLE ASOCIACIÓN VECINAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s